Buscar

Cargando...

Iconos de Moda; Parte 1

Ciertamente, hoy en día no es necesario recordar que vivimos en un mundo donde domina la imagen, pero no es un concepto nuevo. Ya los egipcios prestaban especial esmero a su imagen con pelucas postizas, khôl en los ojos y perfumes, por no hablar de la Francia de Luis XVI y la pasión por la moda de Maria Antonieta. Si nos fijamos bien en la historia, no es ella la única fashion victim, antes de que ese término fuera inventado, hay muchas más, como la emperatriz Sisi, que hasta padeció una enfermedad tan contemporánea como es la anorexia.




Vemos que la fijación por la imagen y el vestuario, pues, no es nada nuevo, sin embargo lo que marcó un hito en el mundo de la moda fue, sin duda, la invención del cine. El cine y la moda han estado ligadas desde entonces de manera indisoluble, y el efecto de lo que se veía en el cine tenía rápidamente cabida en la calle.

Durante la Época Dorada de Hollywood, las chicas imitaban los peinados de las actrices del momento, como Marlene Dietrich, Mae West, con su actitud de mujer fatal devastadora que podía enviar a un hombre a la perdición con una sola caída de pestañas.



Greta Garbo y sus heroínas trágicas también crea escuela, y la inspiración sobre ella aún perdura hoy en día.
¿Y qué podemos decir de la inolvidable Vivien Leigh y la estrecha relación con la moda de Escarlata O´Hara. El vestido de la fiesta en los 12 Robles, el que se hizo con las cortinas y el granate del cumpleaños de Ashley permanecerán para siempre en la memoria colectiva.
Al igual que Rita Hayworth y su Gilda, motivo inspirador recurrente a día de hoy (véase a Belen Rueda en la Gala de los Goya 2008), o la fantástica Verónica Lake.


No solo era la ropa lo que hacía suspirar a los espectadores, es el halo, la forma en la que te sientes, pues la clave de vestirse, por ejemplo, de Gilda, no es el hecho de vestirse en sí, sino el sentirte como una estrella de Hollywood, porque sin duda, la pantalla lo cambiaba todo.

Luego están los directores de cine, que en su universo han creado hasta una estética particular y característica, como Alfred Hitchcock. Sus personajes, pulcros, sobrios y elegantes, dieron otra dimensión a la imagen de Cary Grant, Tippi Hedren, Grace Kelly o Kim Novak. Por no hablar de su Rebeca, que dio nombre a la prenda que luce la protagonista.


Es fácil encontar modelos de mujer en el cine, no ocurre lo mismo con los hombres, o al menos, hasta que aparece Marlon Brando o James Dean. Los jóvenes adoptan las actitudes y formas de vestir de ambos actores, especialmente Brando en su papel de Un tranvía llamado Deseo. James Dean populariza la imagen de joven americano rebelde con vaqueros y cazadora de cuero.












La mujer, mientras, aparce con una imagen más adulta y madura, encarnada en Katherine Hepburn, cuyo estilo masculino y su forma de ser la convirtieron en una transgresora de su tiempo.



Surgen nuevos mitos como Marilyn Monroe, convertida en la mujer sexy por antonomasia de la historia del cine, y a la vez el icono de elegancia y charme por excelencia, Audrey Hepburn. Para los hombres, Marilyn es todo con lo que querían soñar, las mujeres adoraron el encanto de la chica de ojos grandes y aspecto frágil que tenía Audrey.




Posteriormente, Al Pacino en su papel de Michael Corleone nos da una imagen elegante nada parecida a la de un mafioso, sino a un hombre de negocios en toda regla, y Coppola fue acusado de dar una imagen muy amable y atractiva de lo que es la Mafia. Pero, al fin y al cabo, si de algo tienen fama los italianos, es de vestir bien, ¿no?. En la película sale una joven Diane Keaton, pero no es hasta Annie Hall cuando despunta como icono de moda atemporal.




3 personas fabulosas dijeron...:

Miss at la Playa

un buen resumen!
me quedo con audrey

Lisa Edwards

Yo tengo varias!!!Por cierto, os acordais de la falda que viste Grace kelly en La ventana Indiscreta??
Saludos!!

Campanita

Te felicito por tu blog está muy interesante, ya lo tengo en mis favoritos.